Esta página se ve mejor en la aplicación
Malanga
Malanga
Colocasia esculenta
¿Qué significa hibernar para mi Malanga?
Malanga procede de entornos tropicales donde las temperaturas gélidas son prácticamente desconocidas. Sus tubérculos, el mecanismo de defensa natural de las plantas contra las estaciones más frías, se entierran profundamente en la tierra, aislándose de forma natural. Sin embargo, el cultivo doméstico plantea retos invernales. Los jardineros deben desenterrar los tubérculos antes de la primera helada y conservarlos a 40-55℉ para volver a plantarlos en primavera. Los invernaderos o las plantaciones de interior también pueden ser alternativas viables para mantener las condiciones óptimas de malanga durante el invierno.
¿Qué consideraciones clave debo tener en cuenta para hacer que mi Malanga hiberne?
Hábitos de crecimiento y otros factores
Malanga es una planta tropical y no resiste las heladas. Si se mantiene en el exterior durante los meses más cálidos, debe trasladarse al interior durante el invierno para protegerla. La temperatura interior debe mantenerse entre 15 y 30°C. No debe permitirse que la planta se seque por completo; es necesario regarla con regularidad, aunque la frecuencia puede reducirse durante los meses más fríos.
Requisitos únicos de cuidado
Malanga es sensible a los cambios de luz y a las fluctuaciones de temperatura. En invierno necesita luz brillante pero indirecta. Los descensos bruscos de temperatura o las corrientes de aire pueden dañar las hojas. Malanga también es vulnerable a las plagas habituales de las plantas de interior, como la araña roja y el mosquito de los hongos, sobre todo en interiores secos y cálidos. Es aconsejable aumentar la vigilancia de estas plagas durante los meses de invierno.
Sensibilidades específicas
Malanga entra en una fase de letargo durante el invierno y dejará de crecer. La fertilización regular debe pausarse durante este tiempo. A pesar de la falta de crecimiento visible, el mantenimiento, como la regulación de la luz, la temperatura y el agua, es crucial para garantizar que la planta sobreviva al invierno y vuelva con buena salud para el periodo de crecimiento.
¿Qué buenas prácticas existen para hacer que mi Malanga hiberne correctamente?
Prácticas diferenciadas en interiores

Para su cuidado en interiores, malanga necesita una habitación luminosa, pero no luz solar directa. Asegúrese de que malanga tenga una maceta con buen drenaje y utilice un humidificador para simular las condiciones tropicales en las que prospera. El riego regular es crucial, pero deje que la tierra se seque ligeramente entre riegos, ya que el exceso de agua puede pudrir las raíces. Para estimular el crecimiento, utilice un fertilizante diluido de uso general cada dos semanas.

Prácticas diferenciadas al aire libre

En el exterior, lo ideal es plantar malanga en un lugar protegido, con luz indirecta o sombra parcial. Póngale un buen mantillo para retener la humedad y proteger el sistema radicular de la congelación en invierno. Compruebe regularmente el nivel de agua del suelo, ya que las fluctuaciones de temperatura pueden secarlo rápidamente. Es necesario alimentarla regularmente con un abono rico en potasio para favorecer un crecimiento sano.
¿Cuáles son las ventajas e inconvenientes de hacer que mi Malanga hiberne?
Desafíos y ventajas en interiores

El cuidado en interiores plantea el reto de mantener una humedad y una temperatura similares a las del entorno natural de malanga. También existe el riesgo de que se pudran las raíces por exceso de riego. Sin embargo, la ventaja es la relativa protección de la planta frente a las inclemencias del tiempo y las plagas. Controlar el entorno de la planta y las rutinas de riego también facilita un crecimiento sano.

Desafíos y ventajas al aire libre

En el exterior, malanga está expuesto a plagas y a las inclemencias del tiempo, sobre todo en invierno. Hay que tener cuidado de que el sistema radicular esté bien protegido. Una ventaja, sin embargo, es el potencial de la planta para crecer más al aire libre con una interacción más directa con el suelo natural, el clima y los polinizadores.
¿Cómo gestiono la humedad interior de mi Malanga en invierno?
Requisitos de humedad
Malanga suele preferir condiciones muy húmedas. En los meses de invierno, cuando se mantiene en interiores, es fundamental mantener los niveles de humedad relativa entre el 50% y el 80%. Unos niveles inferiores podrían afectar negativamente al crecimiento de la planta.
Efectos de la baja humedad
Los bajos niveles de humedad pueden hacer que los bordes de las hojas de malanga se vuelvan marrones y crujientes, lo que se conoce como quemadura foliar. También puede provocar un retraso del crecimiento, ya que la humedad reducida dificulta la ingesta de agua de la planta, limitando los nutrientes disponibles para el crecimiento.
Recomendaciones para aumentar la humedad
Para mantener unos niveles de humedad óptimos en malanga, puede ser beneficioso utilizar un humidificador. Alternativamente, una bandeja con agua colocada cerca de la planta puede aumentar la humedad ambiental, ya que el agua se evapora en el entorno. Otra estrategia consiste en agrupar las plantas, lo que crea un microclima con mayores niveles de humedad.
Herramientas de control de la humedad
Los higrómetros pueden ser útiles para controlar los niveles de humedad en interiores. Estos dispositivos no solo miden los niveles de humedad, sino que algunas versiones modernas pueden conectarse digitalmente a aplicaciones móviles para un control continuo y alertas cuando los niveles se desvían del rango deseado. Las comprobaciones y ajustes periódicos garantizarán que malanga se mantenga en condiciones óptimas.
¿Tiene mi Malanga pontencial en exterior en invierno?
Breve
Malanga es una planta tropical muy sensible a las bajas temperaturas y a las heladas, que pueden dañarla o matarla. El frío puede ralentizar o detener su crecimiento y causar graves daños en el follaje, los tallos y los cormos. En particular, las temperaturas bajo cero pueden provocar el estallido de las células de malanga, con el consiguiente daño irreversible de los tejidos.
Mulching
Coloque una capa gruesa de mantillo alrededor de la base de malanga. Aislará el suelo de las bajas temperaturas y protegerá los cormos y las raíces de las heladas. Los mantillos orgánicos, como la paja o las hojas, también aportan nutrientes al suelo al descomponerse. Aplique el mantillo antes de que lleguen las heladas para garantizar la mejor protección.
Cubierta protectora
Utiliza una tela antiheladas u otro tipo de manta de jardín para cubrir malanga. Esto puede ayudar a atrapar el calor del suelo, creando un microclima más cálido para la planta. Asegúrate de que la manta esté bien sujeta y cubra todas las partes expuestas de la planta. Retira la manta cuando suba la temperatura para evitar el sobrecalentamiento.
Mudanzas interiores
Si malanga está plantada en maceta, considere la posibilidad de trasladarla al interior durante el invierno. Lo ideal es un invernadero o una habitación con mucha luz solar. Si malanga está plantada en el suelo, lo mejor es desenterrar los cormos, dejar que se sequen y guardarlos en un lugar fresco y seco hasta la primavera. Recuerde guardarlos en un recipiente ventilado para evitar la acumulación de humedad, que puede causar podredumbre.
¿Cuáles son los requisitos de cuidado generales de mi Malanga en invierno?
Malanga es una planta amante de la humedad que prospera en condiciones tropicales cálidas con luz indirecta o sombra parcial. Esta planta necesita un suelo rico en nutrientes y con buen drenaje, y se beneficia mucho de un abonado regular durante la temporada de crecimiento. Es fundamental inspeccionarla regularmente en busca de plagas y enfermedades, ya que malanga puede ser susceptible a las plagas comunes de las plantas.
¿Cuál es el rango de temperatura ideal de mi Malanga en invierno?
Gestión de la temperatura interior
Cuando malanga se mantenga en el interior durante el invierno, utilice un termostato para vigilar y controlar las temperaturas. Los sistemas de calefacción pueden crear aire seco, que malanga no prefiere, así que considere la posibilidad de utilizar un humidificador para mantener la humedad o, alternativamente, coloque la maceta sobre una bandeja llena de agua con una capa de guijarros para aumentar la humedad a su alrededor. Dado que la calefacción de interiores puede disparar las temperaturas, asegúrese de no colocar la planta cerca de radiadores o calefactores. El calor constante dentro de este rango específico evitará que la planta entre en letargo.
Gestión de la temperatura exterior
Preparar malanga para el invierno al aire libre requiere atención, ya que no resiste bien las heladas. Las temperaturas inferiores a 10 °C pueden causarle daños. Para solucionarlo, algunas estrategias podrían ser, por ejemplo, acolchar para proteger las raíces de las temperaturas bajo cero o cubrir malanga con una manta antiheladas en las noches especialmente frías para proteger las hojas. Si las condiciones son extremadamente frías, puede que tengas que desenterrar la planta y llevarla al interior. Vuélvela a plantar en el exterior cuando las temperaturas estén dentro del intervalo óptimo.
¿Qué luz necesita mi Malanga en invierno?
Recomendaciones sobre iluminación interior
Las malanga de interior deben colocarse cerca de una ventana que reciba mucha luz brillante e indirecta. Las ventanas orientadas al este o al oeste suelen ser adecuadas para malanga. Sin embargo, si mantener unos niveles de luz adecuados en el interior se convierte en un reto durante el invierno, considere la posibilidad de utilizar fuentes de luz artificial. Vigile de cerca su planta, ya que la falta de luz puede hacer que las hojas amarilleen y el crecimiento general se ralentice.
Recomendaciones sobre iluminación exterior
Si se mantiene malanga en el exterior durante el invierno, la ubicación es clave para garantizar que reciba una luz óptima. Coloque la planta en un lugar donde reciba luz solar por la mañana y sombra por la tarde. De este modo, malanga estará protegida de la parte más dura del día, pero recibirá suficiente luz para crecer. Comprueba con regularidad si el follaje de la planta presenta signos de quemaduras solares, como manchas marrones o chamuscadas en las hojas, que pueden indicar un exceso de luz solar directa.
Soluciones de iluminación adicionales
Si la luz natural no es suficiente para malanga durante el invierno debido a los días más cortos, la iluminación suplementaria como las luces de cultivo fluorescentes o las luces de cultivo LED puede ser una solución atractiva. Estas bombillas pueden proporcionar todo el espectro de luz que las plantas necesitan para hacer la fotosíntesis y suelen emitir poco calor, lo que reduce el riesgo de dañar la planta. Coloca la luz de cultivo a varios centímetros de la parte superior de malanga y ponla en funcionamiento durante unas 12-14 horas al día para sustituir a la luz solar.
¿Cómo debes regar tu Malanga en invierno?
Recomendaciones de riego en interiores
Para las plantas de interior de malanga, es fundamental controlar la humedad de la tierra de la maceta. Compruebe con el dedo si está seca a unos 2 o 3 cm por debajo de la superficie, y sólo entonces riegue. En general, las malanga de interior pueden necesitar riego una vez cada 10-14 días durante el invierno. Sin embargo, esto puede cambiar en función del sistema de calefacción y la humedad de su hogar. Para evitar el riego excesivo, aplique el agua lentamente hasta que empiece a salir por el fondo de la maceta y entonces deje de hacerlo.
Recomendaciones para el riego de exteriores
Cuando la planta malanga se cultiva al aire libre, el riego debe depender de las condiciones meteorológicas y de la composición del suelo. Si el suelo no retiene bien el agua y es un invierno suave, lo óptimo sería regar cada 2 semanas. En épocas más frías o en regiones con climas invernales húmedos, puede bastar con la lluvia, y el riego adicional podría ser poco frecuente o incluso innecesario. Es crucial estar atento a los signos de exceso de riego, que incluyen hojas amarillentas y marchitamiento.
¿Cuál es el horario de fertilización de mi Malanga en invierno?
Requisitos de fertilización
Malanga no suele necesitar abono en invierno, principalmente porque entra en un estado de latencia durante los periodos más fríos. No suele crecer ni producir hojas nuevas, por lo que es posible que no se aprovechen los nutrientes adicionales del abono.
Pautas de fertilización
Aplique el abono a un cuarto de su potencia para evitar una fertilización excesiva, ya que esto puede provocar acumulación de sales y quemaduras en las raíces. Abone una sola vez durante el periodo invernal.
Tipo de abono recomendado
Aunque la fertilización no suele ser necesaria en invierno, si la planta muestra signos de carencia de nutrientes o se mantiene en un entorno cálido que favorezca su crecimiento, puede utilizarse con moderación un fertilizante equilibrado (relación N-P-K 10-10-10 o similar).
Enmiendas del suelo
Durante el invierno no se requieren enmiendas específicas para el suelo. Asegúrese de que la planta se mantiene en un suelo con buen drenaje, ya que malanga no tolera condiciones de encharcamiento, que pueden ser más probables en invierno debido a la reducción de la evaporación. Si es necesario, la adición de materia orgánica puede mejorar la estructura y el drenaje del suelo.
¿Cómo se poda mi Malanga en invierno?
Momento de la poda
Para malanga, el momento ideal para la poda de invierno suele ser a finales de febrero o principios de marzo. Este momento es adecuado porque la planta se encuentra en su fase de letargo y se ve menos afectada por la poda. Además, esta poda invernal tardía permite a malanga aprovechar la luz solar y la energía de crecimiento mejoradas en la próxima estación primaveral, fomentando un crecimiento nuevo y vigoroso.
Técnicas y herramientas
La técnica de poda ideal para malanga consiste en eliminar cuidadosamente las hojas muertas y moribundas de su base, junto con cualquier otra que parezca dañada o enferma. No pode las hojas sanas, pero si es necesario para controlar la forma o el tamaño, recorte hasta la articulación de una hoja. La mejor herramienta para este trabajo es un par de tijeras de jardinería o podadoras de mano afiladas y limpias para garantizar cortes limpios y evitar la transmisión de enfermedades. Asegúrese también de desinfectar las herramientas antes y después de usarlas para evitar la posible propagación de patógenos.
Beneficios de la poda de invierno
La poda de invierno tiene varias ventajas para malanga. En primer lugar, ayuda a estimular un nuevo crecimiento en la próxima estación primaveral, ya que la poda favorece la regeneración de las hojas. Además, la eliminación del follaje muerto, dañado o enfermo ayuda a mantener el aspecto general de la planta y previene la infestación de enfermedades o plagas al eliminar sus hábitats potenciales. Por último, la poda invernal también permite a malanga conservar los recursos, redirigiendo los nutrientes a un crecimiento más nuevo y sano en lugar de mantener las regiones más débiles o enfermas de la planta.
¿Cuándo y cómo debes trasplantar tu Malanga en invierno?
Momento del trasplante
El momento ideal para trasplantar malanga en relación con el invierno es a finales de otoño o principios de invierno, antes de que lleguen las primeras heladas. Las temperaturas más frescas y el aumento de las precipitaciones en esta época permiten que la planta establezca sus raíces en la nueva ubicación antes de que llegue el verdadero frío del invierno. Como planta tropical, malanga no tolera bien las heladas. Por lo tanto, es crucial dar a la planta tiempo suficiente para aclimatarse a su nueva ubicación antes de las heladas invernales.
Técnicas y preparación
Al trasplantar malanga, hay que tener cuidado de no dañar el sistema radicular. Utilice una pala limpia y afilada para cavar alrededor del cepellón, manteniendo una distancia de seguridad para evitar cortar las raíces. Levante suavemente la planta del suelo, conservando tanta tierra alrededor de las raíces como sea posible. Prepare el nuevo hoyo de plantación con el doble de anchura y profundidad que el cepellón. La preparación del suelo es vital; la malanga prefiere un suelo con buen drenaje y rico en humus. Puede conseguirlo enriqueciendo el suelo con compost o materia orgánica. Después de plantar, riegue a fondo para asentar la tierra alrededor de las raíces.
Consideraciones sobre la nueva ubicación
Malanga requiere una ubicación con sol parcial a pleno sol, aunque puede tolerar algo de sombra. Prefiere un suelo bien drenado, ya que el encharcamiento puede provocar la pudrición de las raíces. Lo ideal es que el pH del suelo se sitúe entre 5,5 y 6,5. Malanga es una planta grande, que suele alcanzar una altura de 2 a 3 pies y una extensión similar. Por lo tanto, se necesita espacio suficiente para que crezca sin estar demasiado congestionada. Por último, proteja la planta del viento fuerte, ya que puede dañar las grandes hojas de malanga.
¿Cómo gestionar las plagas y enfermedades de invierno de tu Malanga?
Plagas y enfermedades de invierno
Malanga El crecimiento de las plantas durante los meses de invierno puede verse gravemente afectado por una serie de plagas y enfermedades que dañan sus hojas, tallos y raíces, lo que puede inhibir su crecimiento y, en algunos casos graves, provocar su muerte.
Consejos y prevención
Entre las medidas preventivas figuran la vigilancia periódica, el espaciado adecuado de las plantas y la invernada en una zona libre de heladas. Si es posible, cultive malanga en macetas y llévelas al interior durante los periodos más fríos. Hay que evitar las zonas propensas a los hongos y adoptar medidas de higiene adecuadas, como limpiar las herramientas y retirar los restos vegetales. También pueden ser beneficiosos productos como jabones insecticidas, fungicidas o controles biológicos.
Plagas y enfermedades comunes
Pulgones

Insectos diminutos de cuerpo blando que se instalan en el envés de las hojas de malanga. Los pulgones pueden frenar el crecimiento y provocar la caída de las hojas. Las medidas preventivas incluyen la vigilancia periódica y el lavado de las plantas infestadas con un chorro fuerte de agua. También se puede utilizar jabón insecticida o insecticidas naturales.

Tizón de la hoja del taro

Enfermedad fúngica causada por Phytophthora colocasiae. Produce manchas de agua en las hojas que pueden destruir una planta entera. La vigilancia regular, un espaciado adecuado y evitar el exceso de agua pueden prevenir esta enfermedad. También se pueden utilizar fungicidas eficaces contra este hongo.

Nematodos del nudo de la raíz

Gusanos microscópicos que causan agallas o nudos en el sistema radicular de malanga, lo que provoca un retraso en el crecimiento o el amarilleamiento de las hojas. Prácticas culturales como el uso de suelos limpios, la rotación de cultivos con plantas no hospedadoras y el uso de nematicidas pueden ayudar a controlar la infestación.
¿Cuáles son los consejos generales de cuidado invernal para hacer feliz a mi Malanga?
Para cuidar con éxito de malanga en ambos entornos durante el invierno, asegúrese de que el entorno de la planta sea lo más parecido posible a su origen tropical. En el interior, es crucial regular la humedad y el riego, y en el exterior, acolchar bien para proteger las raíces y mantener el suelo húmedo. Independientemente del entorno, la fertilización regular y las inspecciones de plagas deben integrarse en su rutina de cuidados.
¿Descubrir información de cuidado sobre consejos estacionales, enfermedades de plantas y más?
Herramienta de gestión de cookies
Además de administrar las cookies a través de tu navegador o dispositivo, puedes cambiar su configuración de cookies a continuación.
Cookies necesarias
Las cookies necesarias habilitan la funcionalidad principal. El sitio web no puede funcionar correctamente sin estas cookies y solo puede desactivarse cambiando las preferencias de tu navegador.
Cookies analíticas
Las cookies analíticas nos ayudan a mejorar nuestra aplicación/sitio web recopilando y reportando información sobre su uso.
Nombre de la cookie Fuente Propósito Periodo de vida
_ga Google Analytics Estas cookies se establecen debido a nuestro uso de Google Analytics. Se utilizan para recopilar información sobre tu uso de nuestra aplicación/sitio web. Las cookies recopilan información específica, como tu dirección IP, datos relacionados con tu dispositivo y otra información sobre tu uso de la aplicación/sitio web. Ten en cuenta que el procesamiento de datos lo lleva a cabo fundamentalmente Google LLC y Google puede usar los datos recopilados por las cookies para sus propios fines, por ejemplo, la creación de perfiles, y los combinará con otros datos, como tu cuenta de Google. Para obtener más información sobre cómo Google procesa tus datos y las medidas de privacidad de Google, así como las medidas de seguridad implementadas para tus datos, consulta aquí. 1 año
_pta Analítica PictureThis Utilizamos estas cookies para recoger información sobre cómo usas nuestro sitio, para controlar el rendimiento del sitio y para merjorar el rendimiento del mismo, de nuestros servicios y de tu experiencia. 1 año
Nombre de la cookie
_ga
Fuente
Google Analytics
Propósito
Estas cookies se establecen debido a nuestro uso de Google Analytics. Se utilizan para recopilar información sobre tu uso de nuestra aplicación/sitio web. Las cookies recopilan información específica, como tu dirección IP, datos relacionados con tu dispositivo y otra información sobre tu uso de la aplicación/sitio web. Ten en cuenta que el procesamiento de datos lo lleva a cabo fundamentalmente Google LLC y Google puede usar los datos recopilados por las cookies para sus propios fines, por ejemplo, la creación de perfiles, y los combinará con otros datos, como tu cuenta de Google. Para obtener más información sobre cómo Google procesa tus datos y las medidas de privacidad de Google, así como las medidas de seguridad implementadas para tus datos, consulta aquí.
Periodo de vida
1 año

Nombre de la cookie
_pta
Fuente
Analítica PictureThis
Propósito
Utilizamos estas cookies para recoger información sobre cómo usas nuestro sitio, para controlar el rendimiento del sitio y para merjorar el rendimiento del mismo, de nuestros servicios y de tu experiencia.
Periodo de vida
1 año
Cookies de marketing
Las empresas de publicidad utilizan cookies de marketing para publicar anuncios que son relevantes para tus intereses.
Nombre de la cookie Fuente Propósito Periodo de vida
_fbp Píxel de Facebook Un píxel de conversión y seguimiento que utilizamos para campañas de retargeting. Obtén más información aquí. 1 año
_adj Adjust Esta cookie brinda servicios de atribución y análisis móvil que nos permiten medir y analizar la efectividad de las campañas de marketing, de ciertos eventos y de acciones dentro de la Aplicación. Obtén más información aquí. 1 año
Nombre de la cookie
_fbp
Fuente
Píxel de Facebook
Propósito
Un píxel de conversión y seguimiento que utilizamos para campañas de retargeting. Obtén más información aquí.
Periodo de vida
1 año

Nombre de la cookie
_adj
Fuente
Adjust
Propósito
Esta cookie brinda servicios de atribución y análisis móvil que nos permiten medir y analizar la efectividad de las campañas de marketing, de ciertos eventos y de acciones dentro de la Aplicación. Obtén más información aquí.
Periodo de vida
1 año
Esta página se ve mejor en la aplicación
Abierto